Ropa de algodón orgánico Mujer

¿Porqué es mejor la ropa ecológica?

Aunque no seamos conscientes, a veces la moda pone en peligro el medio ambiente ya que la industria textil (durante todo el periodo de fabricación) genera una gran cantidad de residuos, tóxicos e innecesarios. No obstante, existe una solución sustentable: la ropa ecológica. Este tipo de ropa se distingue del resto puesto que sus tejidos se encuentran libres de productos químicos desde la plantación hasta la elaboración del producto final, colaborando así a cuidar nuestro delicado ecosistema.

Que es la lencería sostenible ?

El término «lencería sostenible» se refiere a las prendas confeccionadas con algodón orgánico, con tejidos de algas, fibras de bambú o modal, (Fabricada a partir de celulosa que al mezclarla con otros materiales, como el spandex, adquiere un tacto similar al algodón). En muchos casos, no se tiñen o lo hacen con tintes ecológicos. Los beneficios para el medio ambiente son claros: se generan menos residuos. A la vez que protegemos nuestra piel, ya que su contacto directo con tejidos naturales, se traduce en una menor incidencia de alergias a nivel dermatológico. Actualmente, la tendencia está alcanzando a las grandes compañías. Por ejemplo, en Oysho introdujeron el algodón orgánico (que compran en China, India y Turquía) en su línea Maternity hace un año, y lo han extendido a otras prendas que, de momento, cuestan lo mismo que las de algodón ordinario, ya que el tamaño de la empresa les permite asumir la diferencia. Para 2020, la marca Inditex, se ha marcado el compromiso de que todo su algodón sea más sostenible.

Objetivos de la moda ecológica

En la moda sostenible los tejidos se caracterizan por ser materiales orgánicos que cuidan el medio ambiente, y a la vez, evitan la aparición de alergias en nuestra piel. Dado que los procesos que siguen no contaminan, porque no contienen pesticidas ni fertilizantes. La materia prima que se suele emplear es el algodón orgánico,el bambú, lanza o lino. Con esto, se disminuyen los residuos que genera el proceso de fabricación. Para el control de este fin, existen unos certificados que acreditan la pureza de los materiales orgánicos. En Europa se rige bajo las normas GOTS (Normas Textiles Orgánicas Globales), creadas en 2006.